Directiva de nitratos

Estás aquí:

La Directiva de Nitratos de la UE promueve el uso de “buenas prácticas” agrícolas, con el fin de reducir la contaminación por nitratos de las aguas, debido a excesos de fertilización y riegos, entre otras causas.

Todos los estados miembros de la Unión Europea deben cumplir con la Directiva de Nitratos, que constituye uno de los principales instrumentos legales con que cuenta la Directiva Marco del Agua para garantizar el buen estado de las aguas en Europa.

La Directiva de Nitratos de la UE obliga a los estados miembros a desarrollar “Programas de Acción”, dirigidos a prevenir, controlar, minimizar y mejorar la contaminación por Nitratos de las aguas.

El área de acción de dichos programas abarca ya el 47% del total del área agrícola de la UE. Los estados miembros deben controlar los niveles de Nitratos en las aguas, así como revisar la designación de Zonas no Vulnerables (NVZs) y la efectividad de sus “Programas de Acción”, informando a la Comisión Europea cada cuatro años.

Sin embargo, el movimiento de los nitratos a través del suelo es un proceso complejo, que oculta el origen de la contaminación y dificulta la verificación del cumplimiento de las “Buenas Prácticas” agrícolas por parte de los agricultores y la efectividad de los “Programas de Acción”.

Estas “Buenas Prácticas” son además de obligado cumplimiento, de acuerdo a la Condicionalidad de la “Política Agraria Común” de la UE (PAC), para que los agricultores reciban las ayudas provenientes de Europa. Precisamente, una Auditoría reciente del Tribunal de Cuentas de la UE ha señalado el poco vínculo existente entre los instrumentos de la PAC y los objetivos de la Directiva Marco del Agua, particularmente en lo referente a la contaminación por Nitratos.

Sin embargo, las herramientas modernas de simulación y procesamiento de datos espaciales permiten estimar las posibles contaminaciones por Nitratos de las aguas de una región, teniendo en cuenta las prácticas agrícolas en cada parcela.  Ese es precisamente el objetivo de un proyecto LIFE en el que participa Zeta Amaltea.

La técnica puesta a punto en este Proyecto LIFE dónde participa Zeta Amaltea permitirá a las administraciones verificar el cumplimiento de los Progrmas de Acción exigidos por la directiva de Nitratos, así como detectar potenciales incumplimientos de la condicionalidad de la PAC y trabajar sobre los señalamientos del Tribunal de Cuentas de la UE.

El procedimiento consiste en utilizar los datos del SIGPAC, con la información de cultivos y manejo agronómico en cada parcela, como entrada al modelo agrohidrológico holandés SWAP y combinarlo con el modelo hidrológico ModFlow. El procedimiento ha sido publicado en revistas científicas y se utiliza en el Servicio Hidrológico Holandés, pero es la primera vez que se emplea para evaluar la efectividad de los programas de acción de la Directiva de Nitratos y las “Buenas Prácticas” agrícolas.